7 recomendaciones, a tener en cuenta, para una exitosa migración a la nube

7 recomendaciones, a tener en cuenta, para una exitosa migración a la nube

En este post he querido recoger las siete recomendaciones quetodo IT manager, responsable de infraestructuras, CIO o aquel título que queráis agregar a su tarjeta de visitas o firma de email, debería de tener en cuenta antes de embarcarse en proyectos de migración a la nube.

En este post intentaré recoger algunas de las cuestiones que me encuentro en el día a día trabajando con clientes, pero realmente es curioso ver como cada uno de ellos llega hasta el umbral de la puerta que hay que cruzar, para subir a ese hipotético vuelo que lleve a sus aplicaciones o servicios a la nube.

Decisiones que afectan en tu migración a la nube

Decisión estratégica

Muchos de ellos llegan a ese punto por diferentes factores, hay una gran cantidad de ellos que llegan porque es una decisión estratégica, viene impuesto desde la dirección, me gustaría conocer como el consejo de administración llega a esa decisión, aunque si queréis os dejo una serie de ejemplos reales que os pueden dar una idea de las reflexiones realizadas a través de este tema.

  • Primera, es el resultado de una consultoría externa donde buscan eficiencias internas o eliminar riesgos inherentes a sus servicios TI.
  • Segundo, evitar errores o catástrofes del pasado, como la caída de un dentro de datos o la inundación de este.
  • Tercero, la oficina se queda pequeña y es mejor liberar espacio de planta ocupado por el CPD que buscar unas nuevas.
  • Cuarto, hay que mudarse de edificio y aprovechando el mismo, nos quitamos de en medio el data center y lo sacamos de la ecuación de servicios generales o facilities.

Mayores ventajas tecnológicas o económicas en la nube

También están las situaciones donde las ventajas que ofrece el proveedor en la nube, en cuanto a potenciales ahorros de licencias o infraestructura, justifican en sí el ROI del proyecto, este caso suele ser un tanto peligroso, ya que el cliente no tiene en cuenta que normalmente el mundo on-premise, en cuanto a la funcionalidad y riqueza del producto, no suele ser igual que el entorno cloud.

Acceso a nueva tecnología que agilice los ciclos de desarrollo

Y, por último, están los escenarios donde el cliente básicamente está evaluando nuevas tecnologías, y para lo cual acceder a ellas de forma nativa en la nube, es mucho más sencillo que buscar un modelo de licenciamiento o configuración on-premise. En este caso, además, este tipo de empresas suelen buscar los mismos beneficios que hay en los procesos de externalización o outsourcing, el principal driver es hacer uso de la tecnología para un fin concreto, así que los modelos PaaS y SaaS, suelen ser los más adecuados en este tipo de situaciones, ya que el cliente suele despreocuparse por todo lo relativo a la gestión y administración de dichos entornos.

Recomendaciones para migrar a la cloud

Alinea tu estrategia cloud y la empresarial

Parece de perogrullo o en día, pero cada vez más y más, las decisiones de TI no pueden estar separadas de las decisiones, evalúa pros y contras de un escenario de negocio en la nube, para poder valorar riesgos empresariales y entender si la nube puede aportar valor o generar algún tipo de interferencia en tú estrategia empresarial. Para ello un simple DAFO, puede ayudar a poner algo más de perspectiva en las implicaciones que la nube tiene para tú estrategia empresarial.

Olvidarse de las personas

La tecnología es un habilitador de los proyectos, pero hay que tener en cuenta que hay otros muchos más factores que pueden ser diferenciales a la hora de que un proyecto sea un éxito, en este caso contar con tú equipo y hacerles partícipes del proceso de decisión, eliminarán muchas de las barreras y reticencias a la hora de hacerse cargo del mismo. Asegúrate de que se sienten cómodos con la tecnología, y si hace falta incluye formación o certificaciones oficiales del proveedor para que ellos se sienta más cómodos en el proceso y no te lo boicoteen.

No lleves tus problemas a la nube

Muchas veces las estrategias lift and shift, no suelen ser las más adecuadas a la hora de migrar aplicaciones o servicios a la nube, plantéate como lo harías si tuvieses que empezar el proyecto desde cero e intenta evitar o corregir los problemas que te has encontrado en tus entornos on-premise.

No olvides los costes de transferencia

La gran mayoría de proveedores no te cobran por que recolectar o subir tus datos a la nube, pero cuando se trata de que estos datos salgan de una región o data center concreto es otro cantar. Dependiendo de tu negocio, este factor económico, te hará estar vinculado a ese proveedor de forma prolongada o hará que tengas una penalización alta si quisieras sacar tus datos de sus servicios.

Evalúa la operativa necesaria en la nube

Como ya mencionaba en uno de los puntos anteriores, para la mayoría de las aplicaciones, no será tan simple como realizar un lift and shift de esta en tu nueva subscripción cloud. Es conveniente evaluar y entender cual es la arquitectura y el stack tecnológico que tu proveedor maneja en su servicio, para poderte anticipar a cualquier problema operativo o de incompatibilidad de tu aplicación. Cuestiones tan sencillas y rutinarias como el parcheo, copias de seguridad, monitorización de recursos o procesos de apagado y encendido, deben ser evaluados antes de dar el paso.

No todo funciona en internet

La red es una distancia, distancia tecnológica insalvable, porque está asociada a las leyes físicas que gobiernan el universo. Si hay algo insalvable en un proyecto de migración a la nube, eso es la latencia. Antes de dar el paso, has de evaluar cuan sencillo es para tus servicios, salir de tu red LAN y estar en un data center a kilómetros de distancia de tus oficinas y usuarios. Herramientas como Internet Intelligence, te ayudaran a evaluar con mayor nivel de información, si es posible o no.

Valida las políticas y buenas practicas de tu proveedor

Algo que me he encontrado de forma repetida en mis diferentes rencarnaciones profesionales, es la capacidad humana de ignorar las partes negativas de cualquier oferta u oportunidad que se nos presenta. Y con los servicios cloud se repiten exactamente los mismos patrones, tendemos a resaltar y remarcar los principales bondades y ventajas como la flexibilidad, reducción de costes, … pero no queremos en muchas ocasiones asumir precisamente los habilitadores de esas ventajas cuando no juegan a nuestro favor. Al igual que no se le ocurriría a nadie solicitar a Netflix o Facebook, que modificasen sus algoritmos de gestión de recomendaciones o anuncios mostrados. Lo mismo nos pasa con nuestros proveedores de servicios compartidos a nivel empresarial, intentar para una ventana de mantenimiento, el upgrade de un parche o el EOL de un servicio, es tremendamente complicado, sobre todo porque esas decisiones no sólo afectan a un cliente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *