Cinco robots domésticos que deberías pedir a los reyes magos

Cinco robots domésticos que deberías pedir a los reyes magos

Si hay algo que de verdad tengo claro desde hace años es lo difícil que es replicar el famoso lema, keep it simple. Los humanos por lo general tendemos a complicar y enmarañar tareas sencillas. Por eso cada vez los robots nos van comiendo más y más terrenos en el entorno profesional. Cierto es que al igual que en ese aspecto, muchos de nosotros sentimos pavor al pensar que un robot pudiera desempeñar a la perfección nuestra rutina laboral, en el terreno personal ese pensamiento esboza una sonrisa en nuestra cara.

Hace años que los robots ya han llegado a nuestro hogar, aunque el interfaz en el que pensábamos inicialmente en el imaginario colectivo dista bastante de la realidad. Hemos podido ver como los robots irrumpían en nuestro hogar, desde la famosa Thermomix, robot de cocina por antonomasia, hasta la archiconocida Roomba que en los últimos años ha relegado a muchas escobas y gamuzas en más de una casa.

Cuando hace unos años imaginaba un asistente personal en el hogar, pensaba en los típicos robots de Honda o Toyota de aspecto humanoide. Pero la realidad dista mucho de ello, hoy en día el principal reto en el diseño de robots es precisamente la multidisciplinariedad de estos. Como he comentado en alguna otra ocasión en este blog, los robots son especialmente buenos realizando tareas repetitivas, pero en su virtud esta su principal limitación la multitarea.

Si queréis ver la dificultad técnica que implica desarrollar un robot que imite o desarrolle su actividad en el mundo real, podéis visualizar Rise of the Robots (disponible en Netflix y también en Youtube), documental que recoge un hackaton donde diversos equipos de investigación de diferentes universidades alrededor del mundo, intentan superar diversas pruebas físicas a las que se tienen que enfrentar sus prototipos de humanoides.

Pero hasta que llegue ese día en el que podamos ver un robot mayordomo, como el que interpretaba Robbie Williams en el Hombre Bicentenario, nos podemos conformar con los siguientes cinco robots domésticos que te dejo a continuación. Sin embargo, para que estos asistentes personales sean una realidad, estos proyectos tienen que salir adelante en cada uno de los proyectos que hay en curso en  Indiegogo, una web de crowdfunding.

Moorebot, es un robot con capacidad para interactuar con los diferentes habitantes de la casa, además el robot dispone de diferentes algoritmos de aprendizaje incorporado que le permite la personalización y adaptación a cada uno de sus dueños. Este tipo de robots son desde mi punto de vista cada vez más útiles en la sociedad en la que vivimos donde cada vez hay más personas solas y disponer de alguien o algo, con el que compartir conversación en muchas ocasiones es casi algo indispensable para sobre llevar nuestro día a día.

Tapia, es un asistente personal capaz de mantener conversaciones con los diferentes miembros de la casa y también especialmente concebido para personas que viven solas, es capaz de reconocer y adaptar su conversación y expresiones en función de la temática de la conversación para llegar a ser capaz de simular emociones.

Jibo, es un robot de escritorio con capacidades sociales, capaz de interactuar con los humanos y permitir conectarse con el resto de la humanidad mediante video llamadas o pidiéndole que tome una fotografía para compartir con el resto, gestionar tu agenda o inclusive contar un cuento a los niños.

Aido, está diseñado para hacer la vida de los humanos más sencilla, puede jugar con los niños, ayudar con las tareas domésticas, manejar la agenda diaria de su dueño y mantener su hogar conectado y seguro.

Dobot, es un brazo articulado que te permitirá realizar diferentes tareas de forma desatendida y que puede realizar interesantes funciones como impresión 3D, grabado láser, escribir o dibujar. Además, puedes adaptar o buscar nuevas funciones a este brazo mediante 13 interfaces extensibles y a través de los más 20 lenguajes de programación que soporta su SDK.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *