Drones y robots, el futuro de la logística ya es una realidad

Drones y robots, el futuro de la logística ya es una realidad

La tecnología alrededor del mundo de la logística ha avanzado a una velocidad asombrosa en los últimos años, cierto es que la automatización de gran parte de las tareas se ha venido realizando en los últimos años, con la introducción de etiquetas inteligentes, las tag RFID en almacenes, la automatización de la cadena logística en los principales HUB’s de distribución (como puedes ser el caso del centro logístico de Zaragoza) e inclusive el software de cálculo de rutas en el reparto de las mismas.

La revolución del almacén sólo es el principio…

Es sorprendente poder ver los avances que empresas como Kiva Systems (adquirida por Amazon en marzo de 2012), han realizado en los últimos años en lo que a la gestión de los almacenes se refiere. Cuando uno pensaba en un almacén tenía en mente lo que podríamos llamar como el olimpo del orden, todo bien clasificado en cuanto a la categoría o tipo de producto que íbamos a vender, siempre clasificado por filas o sectores y con una clara visión del stock de este con sólo un golpe de vista a una zona concreta del mismos.

Pero la filosofía de gestión de almacenes en estos momentos es totalmente la contraría, podríamos venir a decir que la teoría del caos es la reina en estos momentos, como teoría suprema en la gestión de almacenes. Básicamente el algoritmo implementado recibe los materiales y los va almacenando sin ningún tipo de clasificación, lo único que conoce el sistema es cuantas unidades hay de dicho producto y su posición en el almacén. Con estos simples datos y la ayuda de los robots inteligentes (que puedes ver en el video) el algoritmo calcula cual es la ruta más eficiente para recuperar una unidad de dicho producto del almacén, cruzándolo con las otras ordenes en paralelo al resto de robots.

A continuación, os dejo una serie de enlaces a videos de YouTube donde puedes ver, los almacenes de Ocado, Alibaba y Amazon, operando bajo esta filosofía.

Ocado automatiza su sistema preparación de entregas:

Los robots de Amazon automatizan el almacen

y Alibaba demuestra que puede copiar de forma muy eficiente

Pero hoy en día el estado del arte de dicha tecnología no es suficiente para relegar a los humanos fuera de los almacenes y centros logísticos, según pude leer en un artículo del Daily Mail. Actualmente Amazon dispone de 100.000 robots en sus centros logísticos frente a los más de 500.000 empleados que tiene a nivel mundial según se refleja en el siguiente gráfico de Statista.

Evolución número de empleados Amazon

Cierto es que no todos los empleados de Amazon están dedicados a la logística, aunque este al fin y al cabo sea el core de negocio o su ventaja estratégica diferencial respecto de su competencia.

Pero según reconoce la compañía, hoy hay todavía una serie de tareas que los robots son incapaces de realizar, como son la capacidad de adaptación frente a situaciones no programadas, la destreza o el sentido común.

Por ejemplo, ante situaciones imprevistas como pueda ser la rotura de un frasco en el suelo de uno de los centros de entrega, un empleado robótico se queda totalmente bloqueado, casi se podría decir que fascinados por el desorden del producto derramado en el piso. Los robots siguieron trabajando sin tomar en cuenta el riesgo creciente del charco para el desarrollo de su trabajo, frente a la actitud guiada por el sentido común de cualquier ser humano, que lo primero que realizaría sería limpiar el destrozo, para así eliminar el peligro asociado en dicha zona y luego seguir trabajando de forma segura para todos.

…y se extiende al resto de la cadena logística

No sólo se está buscando automatizar y reducir los costes de la cadena de suministro en la parte central de los almacenes, sino que en ese aspecto la última milla siempre se ha considerado una de las partes más caras de cualquier negocio, tal y como se pone de manifiesto, los siguientes ejemplos que os dejo a continuación son una manera de buscar eficiencias en este aspecto, sobre todo cuando la logística y entrega es una parte elevada del coste total de tu producto.

Amazon, por supuesto, es la más conocida y mediática. A través de su servicio de marketplace está probando Amazon Prime Air en varios lugares del globo para llevar los productos a los clientes con un compromiso de entrega de menos de treinta minutos. En el caso de Amazon, las entregas a clientes de Prime en 2017 ascendió a cinco mil millones de entregas, según Amazon los costes asociados a estas entregas costo cerca de 20 mil millones dólares en el ejercicio del año pasado. Lo cual quiere decir, que una forma de mejorar el flujo de caja y los resultados de la compañía sería la búsqueda de eficiencias en esta área, y los drones podría ser una forma sencilla de lograrlo.

UPS también ha estimado que reducir cerca de un kilómetro las rutas de reparto de cada uno de los 66,000 conductores de entrega de la compañía supondría un ahorro de cerca de 50 millones de dólares. Por esta razón, UPS está probando las entregas de aviones no tripulados, utilizando la parte superior de sus camionetas como un mini-helipuerto.

También la famosa cadena de pizzas, Domino’s entregó la primera pizza por drone en 2016 a una pareja de Nueva Zelanda. La compañía de pizzas dice que los drones serán una parte esencial de sus futuras operaciones de entrega.

Pero esta no es una de las únicas novedades que hemos visto en el mercado de la logística en los últimos años, también los terminales de recogida de paquetería están revolucionando la experiencia de usuario a la hora de poder gestionar las entregas y envíos a través de los diferentes operadores.

En España tenemos el ejemplo de Citypaq, el servicio que te permite recibir paquetes o dejar para que correos los recoja en localizaciones donde hay gran movimiento de personas como estaciones de tren y metro, supermercados y centros comerciales, grandes centros de oficinas, gasolineras y estaciones de servicio, etc.

Aunque todavía quedan pequeños restos que superar

Desde mi punto de vista, las empresas de logística y entrega de paquetería en general tienen muchísimo que mejorar con relación a la experiencia de usuario. Seguramente muchos de vosotros, sufrís en silencio la gestión de la entrega de un paquete en vuestro domicilio. Muchos de vosotros habréis estado esperando toda una mañana una entrega en vuestro domicilio, y esta nunca llegó a realizarse o lo que es más probable la entrega sucedió acorde a cómo podría ser enunciada según alguna de las leyes de Murphy, apareciendo el repartidor cuando llevasteis los niños al colegio o saliste a comprar el pan, …

La precisión en la entrega sigue siendo un reto para estas empresas, así como lo son las webs y/o aplicaciones para seguimiento de las entregas, esta tecnología está obsoleta. La mayoría de ellas fueron desarrolladas hace más de una década, y sólo han sido adaptadas y mejoradas para convertirse en una app de Android o iOS.

Pero bueno, no todas las empresas son capaces de innovar y actualizar sus plataformas tecnológicas al ritmo que lo hace el mercado. Eso es comprensible, no todo el mundo dispone del presupuesto necesario para evolucionar e innovar al ritmo necesario. En mi opinión el problema mayor es cuando dejas que los procesos y políticas de empresa oculten o entierren las ventajas que la tecnología te brinda. Hace un año decidí dejar de comprar mis regalos de navidad en on-line, debido al estrés de los años anteriores para gestionar las entregas de estos en casa, la cantidad de escenarios surrealistas que me encontré fue tal que decidí volver a disfrutar de los centros comerciales repletos de gente.

Y para muestra un botón, no puedo entender como empresas que entregan un smart-phone a sus empleados para que puedan recoger la firma del cliente, son incapaces de permitirles llamar por el mismo para confirmar que el cliente final está en casa o todavía más surrealista para confirmar la dirección de entrega, porque la etiqueta del paquete viene defectuosa.

Grandes cambios se avecinan en este mercado, espero que todos ellos, nos hagan la vida mucho más sencilla a los usuarios finales. Que al final del día somos los que estamos pagando la entrega y sus servicios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *