El buen, el feo y el malo, o como Google, Huawei y la orden ejecutiva de Trump, tiene en vilo a todo el sector TIC

El buen, el feo y el malo, o como Google, Huawei y la orden ejecutiva de Trump, tiene en vilo a todo el sector TIC

No acabamos de estrenar todavía el verano de 2019 y parece que este viene mucho más caliente de lo que podíamos esperar a comienzos de año, los va y benes políticos de las últimas semanas en relación a la Orden Ejecutiva emitida por el gobierno de Trump bloqueando el uso de tecnología de telecomunicaciones extranjera con el objetivo de mantener la seguridad nacional, ha golpeado en la línea de flotación a una, sino es la más grande y relevante, empresa de tecnología del imperio chino.

Una guerra comercial con muchas víctimas

La guerra viene de lejos y se ha acrecentado en los últimos años con la llegada de Donald Trump al despacho oval de la casa blanca, pero la realidad es que antes de Trump los productos manufacturados por la empresa china nunca tuvieron una amplia aceptación por parte del gobierno ni los usuarios estadounidenses.

Desde el comienzo de los tiempos, Huawei siempre ha jugado en los limites de la legalidad y eso nunca a gustado en el país del sueño americano, ya fue muy sonada la condena a Huawei por copiar de forma descarada funcionalidad y código desarrollado por Cisco en sus equipos de red. Sin ir más lejos el interfaz de gestión de los routers de Huawei, siempre han tenido un sospechoso aspecto, bastante parecido por no decir idéntico al de la conocida empresa de equipamientos de red de la bahía de San FranCISCO.

Esta semana cayó la gota que colmó el vaso

Pero esta semana, el desarrollo de los acontecimientos ha dejado sumido en un mar de dudas a muchos actores de la industria TIC, ya que hoy en día no hay aparato tecnológico que se precie que no disponga de algún componente o haya sido ensamblado directamente en el país del sol naciente, y sobre todo entender como esto afecta a las relaciones comerciales entre las diferentes empresas de ambos bandos.

Todos tenemos claro que la guerra comercial entre China y EE.UU., ha subido un escalón, eso sí de dimensiones estratosféricas después de los acontecimientos de esta semana, por si acaso has estado encerrado, incomunicado en medio de la selva o en coma en una unidad de cuidados intensivos durante este periodo, te lo resumo a continuación.

Google golpeó el primero…

A principio de esta semana Google anunciaba que rompia de forma unilateral el acuerdo comercial con Huawei para que hiciese uso de la licencia de Android en los celulares de la marca china, el impacto de esta medida dejaba fuera de juego a la segunda marca comercial que más móviles vende a nivel planetario por detrás de Samsung. Este movimiento toca la línea de flotación, de una de las líneas de negocio con más peso en la cuenta de resultados del gigante chino.

Aunque Huawei ya ha salido a confirmar que llevan trabajando en un sistema operativo móvil alternativo desde hace años, la realidad nos ha confirmado que el gasto ha realizar versus al retorno obtenido no merece la pena, y sino que se lo pregunten a Steve Ballmer y su denostado Windows Mobile, o al intento de crear una alternativa comercial por parte de alguna que otra Telco de la mano del gigante de los exploradores, con el lanzamiento de Firefox OS.

… pero no fue el único

Si todo esto no fuera suficiente, además al día siguiente ARM anunció que dejaría de fabricar los circuitos integrados que son la fase de los procesadores desarrollados por Huawei, al igual que horas más tardes Panasonic anunciaba que dejaba de suministrar ciertos componentes a Huawei para cumplir con las restricciones impuestas por el gobierno de Donald Trump.

Este segundo anuncio por parte de ARM, puede ser la estocada definitiva al negocio de los Smart Phones por parte de Huawei, pero no sólo esta línea se ve afectada por parte de la orden ejecutiva firmada por Donald Trump.

El daño ya está hecho, habrá que ver si es irreversible

La duda ya ha sido sembrada, y Huawei después de dichas restricciones, seguramente ha perdido el segundo mercado más grande para la venta de equipamiento de red, además en pleno cambio y relevo tecnológico en las redes y además parece ser que este será el definitivo y quien sabe si el más longevo en la historia de las comunicaciones móviles.

Restringir la venta de equipamiento 5G en EE.UU. y sembrar la duda en el mercado europeo, puede ser un golpe de efecto que debilite comercialmente a la economía China. Ya que el número de dispositivos conectados a las redes 5G crecerá de forma exponencial y seguramente que el ojo de Shauron haya enfocado a Huawei y ZTE como primeras víctimas, no quiere decir que otros emergentes como Xiaomi y otros emergentes del país del sol naciente empiecen a engrosar esta corta lista de empresas señaladas con la letra escarlata.

¿Quiénes serán los siguientes?

Sino quien este libre de pecado que tire la primera piedra, porque los próximos en entrar a jugar pueden ser los fabricantes de PC y servidores, como puede ser la firma Lenovo quien ya compro dichos negocios en su momento al gigante azul de la informática. U otros fabricantes no tan conocidos como Foxconn o Quanta, principales proveedores de equipamiento fabricado a medida para Amazon o Apple.

Lo que esta claro es que nos espera un verano movidito y quien de momento tiene más que perder en toda esta batalla es la empresa radicada en Shenzhen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *