El teletrabajo como arma para repoblar las España vacía

El teletrabajo como arma para repoblar las España vacía

En estos momentos de incertidumbre política, donde el gobierno de la nación está trabajando de forma interina y muchas administraciones locales están empezando un nuevo ciclo político de cuatro años, es el momento de replantearse que es lo que queremos ser de mayor. Y mi pregunta es la siguiente, ¿debe empezar a introducirse el teletrabajo como parte de las políticas públicas?

Ahora es el momento, mi abuela siempre decía que no tiene ningún sentido correr si no sabes donde quieres ir. Y por desgracia, eso es lo que vemos en demasiadas ocasiones en nuestros políticos, se pensamiento cortoplacista, en muchas ocasiones con visión de mono legislatura, lo que no les permite ver más allá del presupuesto anual y las obras a ejecutar sin dejar un euro en el arca pública. Para que de cara a la siguiente legislatura y con un ojo puesto siempre en los comicios, los ciudadanos sepamos en todo momento que estamos disfrutando de la labor realizada por el susodicho de turno.

Vivir para trabajar o trabajar para vivir

En estas fechas del año, una vez pasadas las vacaciones estivales, siempre hago memoria y recuerdo ese mini yo de seis u ocho años. Quien abroncaba a sus padres, totalmente asilvestrado después de tres meses de vacaciones en un pequeño pueblo de la sierra madrileña, y les decía que no entendía porque no podían trabajar donde él quería vivir.

Esta misma reflexión que un pequeño yo le hacia a sus padres hace ya más de tres décadas, es el dilema vital de otras muchas que ya no cumplirán los veinte o treinta años, la movilidad laboral esta muy bien, soy el primer defensor de que no hay mejor forma de conocer otras culturas que vivirlas desde dentro. Pero para todo en la vida hay un momento, y mi punto de vista es que la ciudad no es lugar para formar y hacer crecer una familia.

La ciudad no es para mí

Ya lo sé, puede sonar un tanto radical, pero la ciudad no es para mí, tal y como rezaba el título de aquella película de mitad de los años 60 donde Paco Martinez Soria protagonizada un sexagenario que se muda a la ciudad desde un pequeño pueblo y donde empieza a descubrir que bajo la modernidad, pomposidad y modernidad de un Madrid creciente, hay muchas personas infelices que las que se podía encontrar en sus paseos por el pueblo.

La distribución y aumento de la población ha cambiado sustancialmente desde el estallido de la primera revolución industrial, los primeros datos estadísticos poblacionales de España datan de finales del siglo XIX, y dese entonces la población española se ha multiplicado por tres, pasando de unos quince millones de habitantes hasta los cuarenta y ocho actuales.

El problema es que el abandono paulatino del cambio hacía las ciudades especialmente a mediados del siglo XX, ha creado dos Españas la rural o vacía y la de las grandes ciudades.

Toda esta información la podéis encontrar con muchísimo más detalle en el post de populate.tools, donde además encontrareis un montón de fantásticos gráficos por regiones, sectores económicos,…

Una España con déficit de habitantes…

Según recogen en su post, hay 5.144 municipios que han perdido habitantes. Estos municipios sumaban en 1877 6,5M de habitantes, un 41% de la población. Mientras que estos mismos municipios ahora suman 3,2M, lo que supone solo un 7% de la población.

Municipios que han perdido habitantes desde 1.877

… la otra con superávit

Si miramos el contra punto, es decir los que han crecido desde finales del siglo XIX, podemos ver que es como un negativo de la foto anterior. Sólo, 2.601 municipios han crecido. El más grande ya era Madrid, con 400.000 habitantes (ahora tiene 3,2M). Mientras España se ha multiplicado por tres en ese periodo, Madrid lo ha hecho por ocho.

Municipios que han perdido habitantes desde 1.877

Dime donde vives y te diré cuanto gastas

Según el INE el gasto medio por hogar correspondiente al anterior ejercicio fiscal ascendió a un total de 29.871 €. La mala noticia es que los españoles seguimos dedicando una gran parte de nuestro sueldo, casi la mitad en la vivienda y transportes.

Gasto medio por hogar 2018

Así que desde mi punto de vista el teletrabajo podría, por un lado, ayudar a reducir o equilibrar esta distribución del gasto. Primero reduciendo ese casi 13% de nuestro bolsillo que destinamos al transporte y, por otro lado, equilibrar el precio de la vivienda o alquiler, el cual es probablemente uno de los que más desequilibrados se ve entre comunidades. Y, por otro lado, ayudaría a repoblar la España vacía, ya que si pudiese elegir donde vivir, mucha gente volvería con sus pueblos, cerca de su familia.

Y no hemos de ser muy avispados para afirmar que esta reducción drástica del gasto en vivienda sería relativamente sencilla, si tomamos datos del informe mensual de idealista sobre la evolución del precio de la vivienda en alquiler y venta, podemos ver una sería de multiplicadores bastante llamativos.

El alquiler de la vivienda disparada entre comunidades

Si comparamos el precio medio del alquiler en comunidades como Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla León, Castilla la mancha, Extremadura; Galicia o Murcia, donde el precio medio del alquiler mes, oscila entre los 5-7 €/m2, con respecto a los casi 15 €/m2 de la Comunidad de Madrid o Cataluña, veríamos reducciones del gasto en vivienda entorno a un 50-70%.

La compra no está mucho mejor

Si nos fuésemos al precio de venta de esas mismas regiones, la diferencia sería algo menor, en el primero de los grupos anteriormente mencionado la variación del precio medio de compra estaría entorno a los 900-1.500 €/m2. Mientras que, en Madrid y Barcelona, se quedaría entorno a los 2.200-2.500 €/m2. Una variación menos pronunciada, entre el 60% y el 40% de ahorro entre ambos grupos poblacionales.

En la vida no todo es el dinero

Y por último y no menos importante, alguno de los beneficios personales y para el medio ambiente que proporciona el teletrabajo, como ya hice un post en su momento, que podéis encontrar enterito aquí.

Os dejo sólo el listado para que podáis repasarlo.

  1. Capacidad de concentración
  2. Productividad personal
  3. Conciliación y flexibilidad
  4. Mejora de la satisfacción del empleado
  5. Mejora de la productividad empresarial
  6. Ahorro de costes operativos
  7. Atracción del talento
  8. Contribución al medio ambiente
  9. Integración de grupos en riesgo de exclusión

Así que, visto los visto, no hay excusa alguna para no adorar el teletrabajo, sólo falta que las instituciones lo incluyan en sus planes, para que las empresas sigan su inercia y lo comiencen a incluir en su cultura corporativa.

Un comentario sobre “El teletrabajo como arma para repoblar las España vacía

  1. El problema es que las empresas no están por la labor de implantar el tele-trabajo. En mi caso trabajo en un helpdesk informático para una empresa de seguros y no quieren ni oír hablar de ello, sobretodo al personal base, no así a directivos o mandos intermedios que se les permite hacer tele-trabajo de vez en cuando.
    Cierto que hay trabajadores que ya rinden poco en la oficina y con tele-trabajo rendirían menos , pero aun así hay métodos de motivación y control que podrían aplicarse sin problemas.
    Luego el otro problema que hay es que las empresas como telefónica no están por la implantación de fibra en todos lados, dicen que no les sale a cuenta y dejan la inversión de la infraestructura en manos de los ayuntamientos que ya están empobrecidos por falta de población.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *