La humanidad es al cloud, lo que la tierra a los sistemas

La humanidad es al cloud, lo que la tierra a los sistemas

Os comentaba en alguno de los posts que ya he compartido con vosotros, que muchos de los clientes con los que he tenido oportunidad de trabajar en los últimos meses, me han trasladado como a Marty McFly en regreso al futuro a una realidad paralela que ya tenida la sensación de haber vivido. Imagino que más de uno de vosotros habrá experimentado también esa extraña sensación de estar viviendo un Déjà vu al más puro estilo Matrix, distinto espacio temporal, distintos interlocutores pero mismos miedos y objeciones a la hora de aventurarse en el uso de la tecnología, y en este caso en concreto sobre la nube.

Pero gracias a Dios hay de todo en la viña del señor, y siempre te vuelves a encontrar con aquellos clientes peleones, retadores, curtidos en mil batallas, que luchan contra los clichés y el estatus quo. Aquellos que te hacen enfrentarte a reflexiones profundas del tipo qué fue antes el huevo o la gallina, aquellos que no se conforman con la respuesta de manual y aquellos que hacen que tengas que darle otro enfoque o aplicación a los casos de uso o proyectos que les planteas alrededor de la tecnología. Tuve la suerte de en una de las sesiones de bienvenida que me toca realizar para nuevos clientes, toparme con uno de ellos, quien me puso ante la siguiente disyuntiva y es que muchas veces parece que antes del cloud no había nada, que los departamentos de IT, sistemas, informática o como quieras llamarlo no habían hecho nada, ni tenían ningún legado que dejar a sus predecesores en la nube.

Pero la realidad es que no es así, muchas empresas han gastado cantidades ingentes de presupuesto, estandarizando y adaptando sus procesos de soporte y explotación de sistemas, y los que hablamos de forma tan glamurosa de la nube, sus ventajas, retos y bondades, dejamos muchas veces a un lado esa realidad. Menos mal que nuestros clientes se preocupan por nosotros y no dudan en hacernos morder el polvo o bajarnos de las nubes, de vez en cuando. La realidad que me trasladaron era sencilla y plana, relacionada con la gestión de la infraestructura e inventario de esta, o desde el punto de vista de las buenas prácticas de ITIL, ¿cómo podíamos incluir los recursos cloud en la CMDB de un cliente?

Creadores de la criatura, ITIL

Ante pregunta tan clara y sencilla, de alguien que se enfrenta en el día a día a la producción y explotación de sistemas, uno poco tiene que decir. La realidad es que a día de hoy es factible, al menos la realidad que yo vivo y comparto con mis clientes, los grandes proveedores de servicios cloud (ya sean de infraestructura o de IT Operations) disponen de las integraciones suficientes y necesarias para hacer que esto sea una realidad. Así que pude salir ileso y levantar esa pelota de partido con un link donde se encontraba dicha información, con todo el detalle requerido.

Pero para mí, más que la pregunta en sí, el trasfondo o aprendizaje que me he llevado de esta vivencia es mucho mayor. La realidad es que muchas veces hablamos como sí antes del cloud nada existiera, y  muchas veces es la aproximación que trasladamos (yo el primero) muchos de los que estamos en este mercado tan chic y glamoroso como es la nube, ese buzzword o palabro de moda, parece ensombrecer o eclipsar todo lo demás. Y más nos valdría en más de una ocasión ser mucho más humildes y pensar en que puedes hacer tú por otros, en vez del resto de la humanidad por ti, al igual que escribió Theodore Sorensen en alguno de los discursos que creó para JFK (John Fitzgerald Kennedy).

No pienses en lo que tu país puede hacer por ti, sino en lo que tú puedes hacer por tu país

Theodore Sorensen (Escritor y redactor de los discursos de JFK)

Muchos de nosotros deberíamos pensar antes de sentarnos delante de un cliente en qué es lo que el cloud puede hacer por nuestro cliente, en lugar de lo que nuestro cliente puede hacer por el cloud. Cuan fácil será integrar nuestros servicios en sus políticas de seguridad, como de fácil o difícil será enfrentarse a las auditorias de sistemas bajo este nuevo modelo de provisión, cuan fácil o difícil será aplicar su política de seguridad en un entorno multi-cliente y así un largo etcétera de cuestiones que deberíamos revisar desde un punto de vista de cliente y no de proveedor.

Como os decía en el título de este post, la humanidad es al cloud lo que la tierra a los sistemas, es decir si comparamos el tiempo de existencia de la nube y la informática, se podría hacer un símil con la existencia de la humanidad y la edad de la tierra. Acaso antes de la llegada de la nube, los departamentos de sistemas no tenían, retos, dificultades, proyectos e incluso éxitos logrados y reconocidos por sus mayores. Pero realmente qué nos queda por ver en los próximos meses y años , cuáles son los retos y necesidaes que tendrán que afrontar las empresas en lo que a la gestión de infraestructuras y operaciones se refiere.

Si hacemos caso al artículo publicado por Gartner, las 10 tendencias tecnológicas más importantes que afectan a la infraestructura y las operaciones para 2018, os dejo un pequeño resumen de aquellos que en función de mi experiencia considero más importantes o relevantes:

  1. Geo Planificación: La regulación, así como otros factores externos a las compañias están haciendo necesario contar con socios especializados como soporte de las infraestructuras que sustenten el negocio de nuestra empresa, o mejor dicho y en otras palabras, zapatero a tus zapatos.
  2. El borde inteligente: Ya he hablado mucho sobre este tema en otros post, sobre como el borde de la red y está ira empujando cada vez mas servicios desde el nucleo o data center a los extremos. Si quereis profuncidar más sobre estos temas os dejo unos cuantos post que ya publique hace meses:
  3. Redes basadas en intenciones (IBNS): Esta pieza de softwar ayudará a planificar, diseñar e implementar redes que pueden mejorar la agilidad y la disponibilidad de esta, lo que se vuelve cada vez más importante a medida que las organizaciones hacen la transición hacia un negocio cien por cien digital.
  4. APIs – Economía de integración: Poco más que decir al respecto, la carrera de las empresas por disponer de APIs publicas para consumir y ofrecer servicios ya comenzo hace unos años, quien no se suba a este tren, perderá muchas oportunidades de negocio en el largo plazo.
  5. Reputación y Experiencia Digital: La gestión de la experiencia digital (DEM) entendida como la capacidad de presentar la experiencia digital correcta a los clientes, ya sea móvil o en la web, basada en criterios de disponibilidad de acceso, mejora continua y consistencia en la experiencia a través de los diferentes canales (on y off-line). Hará que si falta alguno de estos, la satisfacción del cliente estará en peligro y por tanto también, la reputación de nuestra empresa.

El resto de puntos del articulo de Gartner, os los dejo en la siguiente infografia creada por ellos para que os sea fácil de revisar, aunque también más arriba os he dejado el enlace a dicho artículo.

Fuente: Gartner

Ahora te toca a ti, ¿cuáles son los retos a los que se enfrentará tu empresa en cuanto a la operación de infraestructuras? Déjame tus comentarios más abajo y estaré encantado de poder compartir mi visión contigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *