No culpes a los robots, han venido para quedarse

No culpes a los robots, han venido para quedarse

Mucho se ha escrito en los últimos años sobre como los robots vendrán a sustituir el trabajo que muchas personas realizamos hoy en día. Es algo que muchos gobiernos e instituciones están analizando profundamente, y que está generando mucho ruido mediático. Sólo hay que ver la oposición del gobierno de Donald Trump al uso de la robótica en muchas de las industrias estadunidenses, el mismo ha llegado a culparla de ser responsable de la destrucción de empleo en las zonas más industriales del país.

Según los datos de la IFR (International Federation of Robotics), el año pasado se alcanzó un nuevo récord de ventas en lo que se refiere a robots industriales, alcanzando los 387.000 de unidades vendidas durante 2017. El crecimiento por áreas geográficas siguió estando liderado por la región de Asia-Pacífico donde, por ejemplo, China creció un 58% en cuanto a venta de un año contra otro.

Sorprende ver a España en este selecto grupo de 15 países donde más unidades se vendieron el año pasado. Emparejado con nuestros vecinos franceses, y por encima de naciones con mayor desembolso en I+D como puedan ser India o Singapur.

Otro dato significativo que recoge en sus informes el IFR es el número de unidades disponibles para el 2020, aquí cabe resaltar que prácticamente el número total de unidades se doblará con respecto a hace un par de años, alcanzando la cifra de 3 millones de unidades trabajando alrededor del mundo.

Pero los datos que se muestran un claro dominio en cuanto a las ventas y localización de los robots, donde Asía y América en cuanto al número de unidades vendidas y planta instalada frente a Europa. Son claramente contrarrestados por Europa en lo que se refiere a la fabricación de estos, tal y como el IFR recoge en el siguiente gráfico.

Donde cabe resaltar que un 75% de estas empresas europeas son SMB, por debajo de 200 trabajadores. Y que muchas de ellas son start-ups o empresas emergentes que están introduciendo nuevos métodos de diseño y fabricación para esta industria. Parece que por una vez, los Europeos estamos a la cabeza de una de las industrias emergentes a nivel global.  Y en concreto en España, Robotnik es un referente a nivel internacional.

Si miramos las áreas donde los robots ya han destronado a muchos humanos, como ya hiciera en la revolución industrial en las factorías de metal, minas y fábricas de diversa manufactura, podemos ver como la logística, la medicina o la seguridad son los principales campos en los que se han instaurado.

Pero no tenemos que ir tan lejos para ver como determinados robots, han destronado a los humanos de la realización de tareas rutinarias como puedan ser las de cajero de banco, contable, controlador de aparcamiento, etc.

Muchos grupos de presión, organizaciones internacionales y gurús tecnológicos se están empezando a posicionar acerca de la regulación del uso de la robótica de forma generalizada en determinadas industrias y usos. Ejemplo tenemos muchos, como la ONU en relación con el uso de robots en los conflictos bélicos y si se debe dotar a un robot de capacidad de decisión en cuanto a la capacidad de eliminar vidas humanas por sí sólo. O el propio Elon Musk quien llego a declarar que la Inteligencia Artificial será más peligrosa para la humanidad que las armas nucleares.

El propio Musk ya se encargó este año de hacer lobby públicamente contra esta industria, a través de su cuenta de Twitter, donde hizo publicidad del documental de Chris Paine,  Do You Trust This Computer?. Inclusive llego a pagar al propio autor para que permitiese el streaming gratuito del mismo durante el mes de abril del presente año.

Está claro que hoy más que nunca, las Leyes de Asimov están más que nunca en el debate público y de las instituciones internacionales:

  1. Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe cumplir las órdenes dadas por los seres humanos, a excepción de aquellas que entrasen en conflicto con la primera ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la primera o con la segunda ley.

La Unión Europea ya se ha empezado a pronunciar en lo que se refieres al uso de los robots de forma generalizada, para lo cual ya hace casi dos años publicó el estudio jurídico sobre las reglas de las leyes civiles europeas en robótica (European civil laws rules in robotics),  donde la comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo insta a la Unión Europea a armonizar normas de seguridad, éticas y legales para regular los importantes avances que se están logrando en el campo de la robótica y de la inteligencia artificial.

Estas normas propuestas por la comisión, se podrían resumir en los siguientes puntos:

  1. Los robots deberán tener un interruptor de emergencia
  2. Los robots no podrán hacer daño a los seres humanos
  3. No podrán generarse relaciones emocionales con los robots
  4. Los más grandes deberán tener un seguro obligatorio
  5. Derechos y obligaciones para los robots
  6. Tendrán la obligación de pagar impuestos

Está claro que este es un tema quedará mucho que escribir en los siguientes meses e inclusive años. Como bien dice un proverbio taoísta, la única constante en la vida, es el cambio. Si hay una cuestión más que evidente, es la adaptación del hombre y la sociedad a los cambios de tendencia en lo que a las actividades profesionales se refiere.

La única constante en la vida, es el cambio.

Proverbio taoísta

Uno de mis abuelos era ebanista y gran parte de la familia de mi abuela se dedicaban a la agricultura y ganadería no hace menos de un siglo, al sur de Madrid. Hoy en día estos oficios han sido practicamente eliminados y reducidos a niños de negocio artesanos o inclusive de tipo gourmet o para un mercado selecto, como puedan ser los productos ecológicos o de kilómetro cero.

Todo en la vida cambia y como sociedad seguiremos existiendo, siempre y cuando sepamos adaptarnos a dichos cambios sin que haya secuelas, y seamos capaces de no dejar a una parte de esta en el camino.

Quién sabe, a lo mejor ahora que habrá menos trabajo y los robots empiecen a cotizar por nosotros, deberíamos empezar a plantearnos disfrutar de la vida y conciliar mucho más de lo que hoy en día hacemos. ¿hablaremos en unos años de la semana laboral de 20 horas?, ¿pasaremos del descanso dominical al descanso de viernes a domingo?,…

Un comentario sobre “No culpes a los robots, han venido para quedarse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *