Regulación, atención al ciudadano y tecnología, ¿por qué no funciona esta ecuación?

Regulación, atención al ciudadano y tecnología, ¿por qué no funciona esta ecuación?

El pasado fin de semana me toco ser presidente de una mesa electoral, mi primera vez después de más de veinte años en los que mi nombre empezó a entrar en los sorteos del ayuntamiento. Las matemáticas en esta ocasión me otorgaron un 0,12% de posibilidades de ser el elegido. Y así fue, tuve la suerte de ser el agraciado. Si lo comparamos con los juegos de azar, la probabilidad es bastante más elevada, unos cuantos ordenes de magnitud más si tomamos como referencia la probabilidad de que te toque el pleno al quince en la quiniela (0,0000209%) o el Euromillón (0,0000013%).

Estar al otro lado de la mesa, hace que te plantees si realmente es necesario seguir manteniendo el modelo electoral actual. Aunque la parte de inmersión está muy lograda, un manual, el acompañamiento de la delegación del gobierno o inclusive el pack de bienvenida donde dispones de todo lo necesario para comenzar con la jornada electoral, acaba un tanto difuminado frente a la parte dura del proceso que viene a posteriori a continuación.

El proceso electoral, un proceso manual

Una vez iniciada la jornada, todos los procesos que te acompañan son totalmente manuales, desde la creación del listado de personas que han votado, así como el chequeo de credenciales, recuento y envio de información por correo postal al centro de datos.

Hay un paso intermedio para hacer el escrutinio que es el envió del acta, esta vez a través de una Tablet a disposición del colegio electoral, gestionada por el equipo de la delegación del gobierno. Este proceso es el que habilita el seguimiento de la participación y el recuento final del escrutinio que se comparte a través de la web o la app del ministerio del interior.

Además la base del padrón que se tiene en cuenta es la de seis meses antes, así que aquellos que no están atentos y solicitan el voto electrónico, seguramente se queden sin poder participar al no estar incluido en ninguna de las mesas electorales.

La trazabilidad un dogma de fe

Si analizamos el proceso, no hay forma certera o no, de asegurar que tu voto se ha incluido en el conteo final, más allá de saber que el número de votantes de la lista a de ser igual al número de sobres introducidos en la urna.

Para muestra un botón, la picaresca, descuido o como quieras llamar a este acontecimiento, da lugar a que en el propio fragor del recuento algún sobre se pueda rasgar, hagas una marca con un boli si es el método que has utilizado para abrir el sobre, rompas una papeleta o inclusive, como paso el domingo te encuentres sobres con más de una papeleta para el mismo partido.

Es decir, si algo de esto afecta a tú voto y la mesa lo decide, tu voto puede que no haya servido para nada. Inclusive paso que en las votaciones al senado algunas papeletas recogían más votos de los recogidos para una sola persona, por lo que esa papeleta quedaba como nula.

Un proceso basado en la experiencia de los partidos

Una vez llegado el momento del recuento, el manual de la administración no te daba ninguna buena practica de como hacer el conteo de la forma más eficiente. Cada maestrillo podía aplicar su librillo, sin embargo, el brazo armado de los diferentes partidos, te hacen más sencilla la labor de este proceso. La voz de la experiencia es la que hace factible y realizable que el conteo de los votos se realice en tiempo y forma.

Sin regulación no hay alternativa

La regulación actual no deja margen a la innovación, y según he estado leyendo el coste de poner en marcha sistemas de voto electrónico hacen improbable que lo veamos a corto plazo en nuestras elecciones.

Gracias a dios, la madurez de nuestra democracia hace improbable el intento de manipular los resultados electorales, como hace poco hemos visto que ha pasado en Bolivia. El voto electrónico, sería un buen garante de las transacciones realizadas por cada uno de los ciudadanos y facilitaría sobre manera el proceso de recogida, custodia y trazabilidad de dicha información.

Lo más surrealista es que las papeletas son abandonadas a su suerte una vez acabada la votación, depende del colegio electoral habrá diversas opciones para deshacerse de ellas, destrucción reciclado, etc.

Como veis nadie garantiza que, en caso de pucherazo, se pueda hacer un nuevo conteo de los votos y garantizar que el proceso se ha realizado acorde a la normativa.

El voto electrónico regulación y experiencias

En España, no hay regulación nacional respecto al voto electrónico, sin embargo, algunas comunidades como Euskadi y Cataluña si que han desarrollado una ley al respecto, e inclusive disponen de experiencias piloto llevadas a cabo en algún proceso electoral real. Como ya indicaba el País Vasco fue el encargado de abrir camino allá por el año 1998, regulando el voto electrónico para sus elecciones parlamentarias. El sistema se dio en llamar Demotek, y se empleó también en otros procesos electorales, como los comicios de la Universidad del País Vasco, del Athletic Club de Bilbao o una prueba piloto durante las elecciones al Parlamento de Cataluña.

Pero más allá de nuestras fronteras hay muchos países que ya lo están utilizando, muestra de ello es Brasil, Bélgica, Chile, México o algunos estados en EE.UU.

Que componentes debería tener un sistema de voto electrónico

Si tuviese la posibilidad de participar en el diseño de una solución de esta índole, que elementos incluiría:

  • Un sistema de autenticación fuerte, como puede ser el DNI electrónico
  • Una alternativa para los que no dispongan de ello, como un código de verificación o un código QR
  • Una VPN para conectar los terminales de voto
  • Ordenadores donde se pueda correr el software terminal para la votación
  • Una aplicación capaz de conectar con el padrón del municipio y validar al usuario
  • Por último, una base de datos, donde realizar el registro y anotación del voto del ciudadano

No si podría aplicar o no, pero una base de datos distribuida, que permita mantener la integridad de las transacciones al estilo, blockchain podría ser una verd

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *