Siete cosas que he aprendido en mis primeros seis meses de Blogger

Siete cosas que he aprendido en mis primeros seis meses de Blogger

Seis meses pasan muy rápido y pueden dar mucho de si o muy poco, la verdad es que para mi han pasado volando. Como escribía en el primero de mis posts en este mi blog, hace tiempo que decidí empezar en vez de a planificar y pensar tanto, la única forma de aprender es caerte y volverte a levantar, eso sí intentando no tropezar una y otra vez en la misma piedra.

Seis meses dan para mucho

La verdad es que, en estos primeros seis meses, me ha dado tiempo a escribir cincuenta posts. Pronto se dice, si os digo la verdad, nunca llegue a que fuera a pasar del segundo mes. Así que ahora el reto es llegar a mi primer aniversario de Blogger esperando alcanzar la cifra redonda de los 100. Dicho así, no parece tanto, pero si los pongo todos juntos de seguido me daría para una novela. Eso si poco graciosa, sin trama y en ocasiones un tanto aburrida.

Aprender haciendo es mi máxima para este proyecto

Como os decía, hace tiempo que cambie el verbo pensar por el hacer, y me he dado cuenta de que es mucho más efectivo y productivo. En estos seis meses he aprendido mucho, preparando los post, investigando sobre marketing digital, sobre marca personal y así todo lo relacionado con el mundo de WP. No y no me refiero a WordPerfect, que se que muchos de los que pasáis por aquí ya tenéis unos añitos. Me refería a WordPress, la plataforma predilecta de la blogosfera.

Así que vamos a ello, que ya hemos llenado los primeros párrafos de palabras claves que pueda indexar Google, así que ahora es momento de pensar en vosotros, los que llegáis a estas alturas del post sin haberos rendido.

Las siete cosas que he aprendido

La marca personal es como una maratón

Ya escribí algo parecido en este blog a finales del año pasado, era la excusa perfecta para sacar pecho y hablar de mi MMP en una maratón, la de Valencia 2018. Pero este primer punto bebe mucho de la esencia de ese post, el ejercicio de crear tu marca personal es algo que no se consigue de la noche a la mañana. Entre otras cosas, porque es parte de un profundo proceso de introspección de saber quien eres, donde vas y que quieres conseguir en el proceso. Si os soy sincero, yo de momento no lo tengo del todo claro, tengo un primer esbozo, el borrador de a lo que aspiro, pero creo que es algo que no sabes con certeza hasta que ya lo has alcanzado.

Requiere de especialización y foco

La marca personal requiere de especialización y de foco, desde pequeño este ha sido uno de mis mayores defectos, me gusta picotear de todos los platos y el paso del tiempo me ha demostrado que el foco y centrarse en una cosa a la vez es mucho más rentable. Para la temática de un blog creo que pasa exactamente los mismo, centrar el tiro te ayuda a ti como persona o profesional, ya que es la única manera de crecer y a quién te lee a tener claro que puede esperar de ti, cuál es tú línea editorial y que es lo que obtendrá la próxima vez que escribas el siguiente post.

Aquí me gran caballo de batalla ha sido la planificación y el famoso plan de contenidos, he llevado mi bitácora al día (como casi todo en mi vida). Cosa que debo de hacerme ver y enfocar para disfrutar más si cabe con la experiencia.

¿Calidad o cantidad?

Este punto lo llevo pensando ya unas cuantas semanas, mi objetivo era escribir un par de post semanales cuando inicié esta aventura, me congratula decir que creo recordar haber fallado una o dos semanas desde el principio. Como os decía unas líneas atrás, he llegado mucho más lejos de lo que podía llegar a imaginarme en un principio.

Esta es una de mis dudas en relación a como evolucionar, tiene más sentido calidad o cantidad, post más técnicos y trabajados o generalistas y basados en un mero artículo de opinión. Este ejercicio me ha servido para comparar y mirar que hacen otros, que les funciona, cuales son los objetivos y las motivaciones que los llevan a escribir con regularidad en sus bitácoras. En general creo que el primer paso es altamente altruista en la mayoría de ellos, pero a lo largo que sus proyectos avanzan aparece una componente comercial que muchas veces hace que todo se empiece a ver un tanto más forzado, en mi caso no os preocupéis, eso no creo que llegue a darse nunca el caso.

El SEO importa

O no, la verdad es que han pasado al menos tres meses hasta que Google ha comenzado a indexar algunos de mis posts, por lo que tardaron en llegar las visitas orgánicas. Aquellos que, sin conocer de mi existencia, llegaban a mi blog porque según Google el contenido de este podía tener relevancia para la búsqueda que habían realizada en el buscador. He de reconocer que cuando llega alguien que no conoces y te escribe para decirte que algo de lo que has escrito le resulta interesante o ha tenido utilidad para él o ella, la perspectiva cambia y hace que dedicar unos minutos cada día a pensar en mi proyecto tenga todo el sentido del mundo.

He notado que, al principio de los meses, todo mi circulo cercano en redes sociales compartida muy activamente, con el paso de los meses la difusión directa en las redes sociales ha ido decayendo, pero las apariciones en las búsquedas de Google lo han compensado. Con esto no quiero decir que mis artículos estén SEO optimizados, aunque si os he de confesar que algunos de ellos tienen mucho más trabajo en esa línea que otros. Así que el próximo reto es colocar alguno de mis post en el Top 1 de la búsqueda para una palabra clave, he de confesar que alguno de ellos ya ha llegado al Top 3. 😉😊

La verdad está ahí fuera

Creo que este era uno de los eslóganes usados en expediente X, pero es cierto como la vida misma, si hay una cuestión que he experimentado en los últimos meses, es que todo lo bueno que ocurre en mi día a día se centra en lo que vivo y experimento con otros, en el intercambio de información, en el espíritu crítico, en vivir sin red pensando que puedes equivocarte, pero también puedes aprender en el proceso. Pero sólo pensando las cosas no ocurren hay que hacer y fallar, y plantearte las cosas para que ocurran.

Hasta el infinito y más allá de la zona de confort

Pues sí, ese ha sido en todo momento el objetivo principal de este proyecto, salir lejos muy lejos de aquello que no nos hace crecer, mejorar, investigar. A día de hoy, este blog hace que me plante que sobre que quiero escribir, que necesito aprender, cómo el resto del ecosistema de bloggers lo hace, analizar que les funciona y que no, poner en tela de juicio si todo lo que cuentan es cierto o no, en base a lo que yo experimento y vivo en comparación a sus vivencias y artículos. En definitiva, crecer y crecer, y seguir creciendo como persona y profesional.

Compartir es vivir y es la única manera de demostrar tu valía

Y por último y para mí lo más importante, en estos meses he leído e investigado mucho más que lo que lo había echo en los últimos años. Gracias al blog me he visto en la necesidad de hablar sobre cosas que hacía y entender, que compartir tu conocimiento (no es que sea yo un gurú de nada, ni mucho menos) es una de las cosas más interesantes que te pueden pasar y has de vivir en primera persona. He vuelto a tener la misma sensación de cuando daba clases particulares para sacar un dinerillo en el verano y uno era capaz de asimilar el conocimiento adquirido cuando era capaz de trasmitirlo a una tercera persona.

En estos meses, he analizado como ahí fuera, en las redes, hay mucho ruido y altavoz, pero poco conocimiento. O al menos cuando alguien habla de conseguir X, y los cinco pasos que hay que dar para conseguir Y, y lo único que obtienes es la sensación de haber perdido el tiempo leyendo un articulo de 500 palabras o un video de 15 minutos, te das cuentas y aprendes a distinguir quién sabe de algo de quién dice saber.

Así que, con esto y un bizcocho, hasta el próximo post, os prometo por lo menos esperar otros cincuentas más para contaros que más he aprendido en este largo camino de la blogosfera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *