Uno para todos y todos contra uno, hacia entornos multicloud nativos

Uno para todos y todos contra uno, hacia entornos multicloud nativos

La semana pasada Microsoft y Oracle realizaron un anuncio novedoso en lo que se refiere a la adopción y gestión de entornos en la nube, si hay algo hay cierto detrás del mismo es la necesidad de buscar aliados en esta turbulenta guerra que es la batalla de las nubes. Lo que es seguro es que veremos más alianzas en las nubes en los próximos meses.

Cooperación versus pelea

En los últimos años hemos visto como muchos fabricantes en lugar de competir entre sí, han optado por una estrategia de cooperación, sin ir más lejos el propio Oracle antes que la nube fuese parte y no el todo de su estrategia, decidió llegar a acuerdos puntuales con diferentes proveedores de nube para que pudiesen correr y revender su gestor de base de datos sin necesidad de recurrir a la compra de estas al propio Oracle.

Hay otros como Microsoft que lo tuvieron claro desde que el mundo es mundo, ya desde los primeros ASP y outsourcers, Microsoft desarrollo un modelo de licencias denominadas SPLA (Service Provider License Agrement) a través del cual, proporcionaba y sigue proporcionando a día de hoy un modelo de licenciamiento flexible para que dichos proveedores cloud o no cloud, puedan revender o embeber el derecho de uso de las licencias de Microsoft dentro de sus servicios, sin necesidad alguna de adquirir el activo.

La propiedad intelectual como barrera de entrada

Y precisamente el activo y derecho de uso de la propiedad intelectual de un tercero ha sido la piedra angular y mayor escoyo que muchos clientes se han encontrado a la hora de abrazar la nube, como proveedor predilecto de servicios. Esta batalla hay que decir que empezó a librarse años antes, con la llegada de los proyectos de consolidación de infraestructuras, provocados por las nuevas tecnologías de virtualización como vmware o hyper-v.

Por esta razón, la estrategia empresarial de muchos de los proveedores de cloud se ha centrado en derribar o en ocasiones buscarse las vueltas para esquivar dicha traba, podemos ver como los esfuerzos de proveedores como Google, Amazon, Oracle e inclusive el propio Microsoft, se ha centrado en la incorporación y contribución con conocimiento y código a los diferentes proyectos de la comunidad del software libre. Para muestra un botón, por parte de Google la entrega a la comunidad de proyectos como TensorFlow y Kubernetes han hecho que los proyectos de desarrollo de aplicaciones cloud native, alrededor de los microservicios haya despegado en los últimos años y el propio proyecto de kubernetes se haya convertido en la referencia y tecnología subyacente de todos (o casi cualquiera) de los principales hyperscalers.

La puerta trasera a la nube

Pero volvamos al foco de interés del anuncio realizado la semana pasada, una de las limitaciones de la adopción de la nube, ha sido el peaje a pagar y nunca mejor dicho, para llegar a hacer uso de dichos recursos de forma privada. Por ello en los últimos años, la estrategia de muchos proveedores ha sido desarrollar servicios de conectividad privada con la ayuda de los principales actores de este negocio, principalmente las telcos y los proveedores de data centers. Con el anuncio realizado por Microsoft y Oracle, este intermediario desaparece de la ecuación y los clientes de ambos proveedores, serán capaces de conectar sus servicios de forma nativa y sin necesidad de ayuda de un tercero.

La nota de prensa abre otras líneas de colaboración en la que estarían trabajando ambas empresas, como la gestión unificada de los recursos desde la federación de las consolas de ambos proveedores, pero ese punto para mi sigue siendo ciencia ficción. Promesa que llevan realizando los diferentes proveedores de software multicloud en los últimos años, difícil de cumplir por otro lado desde mi punto de vista. Las barreras de entrada no dejan de ser las mismas que para los proveedores de infraestructura como código. Cuando la infraestructura no se hay construido sobre un estándar, su interoperabilidad es tremendamente complicada.

Otras vías de desarrollo conjunto

Para que esto fuera posible, se me ocurren varias ideas, que por otra parte no he visto funcionara hasta el momento, como es la adquisición o Join Venture, en la que se tomase el control del líder en este segmento como es el caso de RightScale (hoy en día bajo el paraguas de Flexera).

La parte más interesante sin duda de todo esto, es que la batalla de las nubes sigue adelante, algo que parecía estancado hace años. Las fuertes inversiones de capex en infraestructura de data center para la apertura de nuevas regiones de servicio, ha mermado la velocidad de consolidación y crecimiento de este mercado. Pero en los últimos meses, hemos tenido bastante movimiento y de muchísimo calado, y para muestra un botón de esta misma semana, la adquisición de Looker por parte de Google y la reciente adquisición anunciada ayer de Tableu por parte de Salesforce. Ambas centradas en el negocio de la analítica y big data.

Lo único estable es el cambio

Lo único evidente es que para mantenerse en el campo de batalla, hace falta acertar con la estrategia y los socios con los que uno se alía para seguir vivo, en esta partida de Risk que se ha tornado el negocio de la nube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *