Europa y la nube: Buena visión, mala ejecución

Europa y la nube: Buena visión, mala ejecución

Recientemente los medios de comunicación se hacían equipo de la estrategia cloud de la Unión Europea, hablando sobre el nuevo marco de desarrollo y la estrategia de la unión al respecto. Además, en paralelo, Francia se sumaba a Alemania en su iniciativa Gaia-X. Mientras los grandes players americanos seguían pegándose por el famoso contrato Jedi.

Y desde tu punto de vista, ¿qué opinión te merece la estrategia europea de innovación?, ¿estamos apostando realmente como continente por las nuevas tecnologías?, ¿hemos quedado relegados únicamente como consumidores?

En mi caso no creo que Europa o, mejor dicho, la UE, esté enfocando correctamente la estrategia en cuanto a lo que las nuevas tecnologías se refiere. El desarrollo del mercado y las bases del tejido productivo está en un estado bastante debilitado en relación con la competencia americana o asiatica, en lo que al nicho de las tecnologías de la información y las comunicaciones se refiere.

Desde hace mas de tres décadas, con el auge de los sistemas personales de computación, no hemos vuelto a ser capaces de plantar ningún tipo batalla en cuanto al liderazgo tecnológico del sector, ni originalmente al mercado americano, ni posteriormente, al mercado asiático ni el segmento de la informática doméstica o ni en su vertiente más profesional.

Cuando fuimos los mejores

Ya lo decía Loquillo en su canción, cuando fuimos los mejores, siempre añoramos el tiempo pasado que siempre pareció ser mejor que el actual.

Todos nos acordamos de Sinclair , Olivetti, Bull o Amstrad, hasta la llegada de los PC clónicos, en mayor o menor medida eran las únicas opciones que teníamos a nuestra mano los ciudadanos europeos para introducirnos en el mundo emergente de la informática. Fue el precedente de una revolución como ha sido Internet, que ha cambiado totalmente la manera de vivir y hacer negocios, revolución de la que nos bajamos prácticamente en la primera parada del trayecto, salvo honrosas excepciones.

Desgraciadamente en el entorno de las comunicaciones, Europa no se encuentra en mucha mejor situación, después de haber sido capaz de crear un tejido industrial y grandes multinacionales, como Nokia, Siemens, Alcatel o Ericsson. No hemos sido capaces de liderar este mercado en su etapa de madurez y hemos dejado que otros tomen la iniciativa en el nicho del I+D. El I+D, sí, el único punto de la cadena de valor en el que parecía que podríamos haber sido relevantes, o al menos eso pensábamos hace una década.

Bloqueo regulatorio y mercantil

Si miramos la foto del mercado común, la unión europea ha ayudado mucho en la eliminación de trabas burocráticas, arancelarias y gestión de los impuestos. A pesar de todo, y pese estas medidas, no ha sido suficiente.

Ha habido ciertos resquicios que otros han sabido aprovechar, y lo único que conseguimos como unión fue eliminar las barreras de entrada a nuestro mercado común para la competencia, tanto americana como asiática.

Esta es la foto global de bienes y servicios, pero si hay un mercado al que realmente ha afectado y dejado indefenso, es el de las operadoras de comunicaciones, la regulación de este sector ha dejado un mercado hiper fragmentado, varios operadores locales en cada país, alguno con perfil paneuropeo. Y casi ninguno, con presencia suficiente en mercados relevantes fuera de nuestras fronteras.

Aún así, siguen surgiendo iniciativas a nivel EU y de algunos países miembros para no perder definitivamente la carrera de las TIC, este es el caso por ejemplo de los recientes anuncios por parte de la EU y Alemania.

Proyecto Gaia X

Hace unas semanas se hizo publico el acuerdo entre Alemania y Francia, bajo el paraguas del denominado proyecto Gaia X, definido por los Ministerios de Economía y Educación Alemanes. Cuyo objetivo es poner en marcha una infraestructura de datos que potencia el ecosistema europeo de entidades públicas y privadas, tanto del sector de la salud, como otras empresas, la administración pública y las instituciones científicas.

La visión del proyecto es clara, y sus pilares son sólidos desde la visión ética en el tratamiento y la gestión de la información, así como la premisa de establecer una soberanía digital en el ecosistema europeo.

Toda la información sobre el proyecto la podéis encontrar en el siguiente pdf, que no deja de ser un mero resumen ejecutivo.

Lo que no he sido capaz de encontrar es cuál es el presupuesto que Alemania y Francia pretenden dedicar, para hacer de esta iniciativa una historia de éxito para el viejo continente.

European Commission Cloud Strategy

Hace ya años que los servicios cloud forman parte de la agenda estratégica de la Unión Europea. El primer programa se lanzo allá por el año 2012, los principios que regían esta primera aproximación de la unión se regían por el trato justo y transparente de los términos y condiciones de los servicios, adopción de estándares a lo largo de la industria y el establecimiento de una alianza global europea en cuanto a servicios cloud.

Esta primera visión se articulo a través del programa DIGIT, y cuyas principales lecciones aprendidas se hicieron publicas el año pasado, con 15 puntos primordiales. Para mi los tres más relevantes a nivel de mercado son los siguientes:

  • la cloud requiere de nuevos modelos de arquitectura para sacar el mayor partido de la esta
  • la falta y necesidad de profesionales cualificados es una oportunidad para los empleados europeos
  • y, por último, las barreras actuales en cuanto a la interoperabilidad de servicios siguen siendo muy grandes.

Esta estrategia se revisitó el año pasado, una vez finalizado el marco del anterior programa (2012-2017), cuya misión pone a la nube como facilitador para los europeos dentro de la Estrategia digital de la Comisión. La visión revisitada de la iniciativa se resume en el siguiente eslogan: “Cloudfirst con una oferta segura de servicio híbrido multicloud”.

Y tal y como se recoge en distintos medios será el acicate necesario para crear un espacio único de datos para la UE.

¿Pero qué quiere decir esto y cómo se articula?

Básicamente, según se recoge en el documento, los pilares de gestión de ciclo de vida y la seguridad de los datos serán dos de los pilares principales para llevar a cabo el programa.

El cual seguirá bajo el camino abierto contractualmente a través de DIGIT, que continuará operando como Cloud Broker interinstitucional para servicios básicos en la nube y aplicará una línea base común de seguridad y protección de datos en todo el uso de la nube.

Las previsiones de gasto por parte de la unión siguen siendo menores que las de otras potencias mundiales, como es el caso del gobierno americano. Si comparamos los 1.600 millones de euros destinados por la UE a este programa, versus sólo el contrato JEDI actualmente en disputa entre Amazon y Microsoft, cuyo presupuesto asciende a 10.000 millones de dólares, vemos que seguimos jugando en ligas muy diferentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *