Every cloud has its silver lining

Every cloud has its silver lining

Sin duda alguna el 2020 no habrá sido el mejor año para muchos de nosotros, la aparición del COVID y la sombra de una nueva recesión han sido un coctel de ingredientes letales para muchas economías y sociedades como es el caso de la nuestra.

Todos aquellos que tenemos familiares sanitarios hemos vivido con miedo y tristeza el segundo y tercer trimestre del pasado 2020. Sus relatos estremecedores de una realidad nunca imaginada por la bonanza social que vivimos desde hace décadas impactaban en la línea de flotación de muchos que como yo seguíamos pensando que el bienestar social alcanzado por nuestra sociedad solo se podía ver roto por la avaricia y abuso de unos pocos.

El estado del arte en lo que se refiere a la tecnología y medicina solo hacia presagiar que el COVID como fueron la gripe aviar o el episodio de las vacas locas eran algo que se difuminaría como un bote de colacao en mitad del océano, algo que siendo noticia y portada de los telediarios durante semanas, que daría como un triste recordó más, borroso y lejano en el pasado año.

Sin embargo, el destino tenía previsto para nosotros algo mucho mayor, una lección de humildad y una lección de vida para muchos de nosotros, el ser humano como raza y especie seguía siendo tan mortal y diminuta frente a la naturaleza como lo eran nuestros congéneres planetarios.

Muchos de los pilares sobre los que nuestra sociedad se había edificado, como eran el trabajo y la meritocracia se iban por el sumidero cual agua enjabonada después de una ducha. La realidad nos hacía ver que el abuso y egoísmo de la sociedad que habíamos construido entre todos en las últimas décadas era algo totalmente inasumibles por los recursos naturales y el tiempo que tenemos asignado en nuestra existencia vital.

Qué sentido tiene hacer cientos de kilómetros semanales para sentarte en una silla en una oficina, malgastar recursos naturales como el petróleo o incluso recursos inmateriales e irrecuperables como el tiempo, en mitad de un atasco día tras día en nuestras vidas.

A titulo particular de este año, me quedo con muchas cosas, especialmente las relacionadas con el cambio de valores en mi escalar personal, aunque hace años ya lo tenía claro este me ha servido para reforzar que la familia sigue estando arriba en mi lista de prioridades. Pasar más tiempo con ms hijos y mi pareja, me han servido para reforzar mi pensamiento de que esa elección que tome hace años entre carrera profesional y familia era la adecuada.

Muchos de nosotros, no te creas esta falacia, todos nosotros trabajamos por dinero. Mal vendemos el único recurso que no podemos comprar, que es el tiempo para que otros hagan más dinero. Por eso el equilibrio entre lo que haces, ganas y quieres, para mi es cada vez más y más importante.

A título particular este año ha sido mi año de la negativa, negativa a nuevas oportunidades profesionales, negativas a propuestas de colaboración, negativas a proyectos personales, por no hablar de las negativas generales en cuanto a las restricciones de movimiento o reunión que todos hemos padecido.

Todas estas negativas y frustraciones me han servido para conocer mejor al círculo de personas que había a mi alrededor, me ha permitido diferenciar quienes eran amigos de verdad, de aquellos que lo aparentaban solo por una circunstancia espacio temporal que al igual que yo era parte de esa reacción, cualquiera hubiera podido ser parte de esa ecuación espacio temporal sin verse alterado el resultado personal.

Aún en la distancia, este año me ha servido para aclarar y reforzar esas relaciones y proyectos.

Así que este 2021 se presenta prometedor, será el año de asentar o terminar muchos de los proyectos que tengo en la incubadora y que espero que puedan ver la luz definitiva en los próximos meses.

Solo me queda pedirle al 2021, al menos lo mismo que me ha proporcionado su hermano mayor el 2020, salud y paciencia para seguir trabajando en aquello que me gusta y con las personas que me hacen sentir alguien especial.

A todos aquellos que formáis parte de esta pequeña tribu, ya sea virtual o física, mis mejores deseos para este 2021 y que la salud te acompañe.

Los comentarios están cerrados