La nube va de tecnología

La nube va de tecnología

Llevo muchos años en el negocio de la externalización de servicios, ahora mejor conocido como Cloud Computing o la nube. Cierto es, que los argumentos o razones por las que las diferentes compañías han ido externalizando sus operaciones o infraestructuras han ido cambiando con el paso de los años.

Coste y eficiencia, los padres del Outsourcing TI

Hace años las razones principales para externalizar un data center era la búsqueda de ahorro de costes y especialización. Mantener internamente este tipo de infraestructuras era caro y muy poco tenían que ver, con el bit o bytes que el CIO o director de informática entendía y sentía como propios, dentro de lo que eran sus indicadores de negocio o capacidades operativas.

Sin embargo, con el actual grado de madurez de los servicios cloud, hay algún que otro aspecto que está cambiando. Aunque la opción predominante en estos momentos es la nube, es la primera opción a la hora de desplegar o crear un nuevo servicio o sistema, ya quedan pocas compañías que no abracen el mantra de “Cloud Firts”.

Es cierto que cuando los proyectos están en un determinado grado de madurez, migrar esas cargas de trabajo es complicado. Los parámetros económicos pueden mover poco la aguja a la hora de decirse por uno u otro servicio. Sin embargo, la confianza en el proveedor y los diferentes niveles de soporte y atención que este proporcionen sí que pueden ser diferenciales.

Como veis, hasta el momento, la foto no cambia mucho entre lo que podríamos llamar la nube y los modelos de provisión que la predecían.

Innovación tecnológica para competir en la era de la nube

Sin embargo, hay un elemento que desde mi punto de vista se antoja diferencial a la hora de luchar por el olimpo o el podio de la nube. Y este es el de la innovación tecnológica. Sin lugar a duda, el número de servicios y mejoras que se pueden observar en los principales proveedores de la nube, ya quedan poco en esta liga según el último cuadrante de Gartner, es abrumador.

Seguir el frenético ritmo de lanzamiento de servicios, mejoras y nuevas funcionalidades, es harto complejo en estos momentos para cualquier usuario de la nube. Cada semana se cuentan por docenas los anuncios y mejoras de los diferentes proveedores. Por no hablar de acuerdos o alianzas entre los principales actores del sector.

Coste y rendimiento, dejaron de ser parte de los criterios de decisión

Y en este punto me gustaría tener un agujerito por el que poder observar la realidad en cuanto a la cuenta de pérdidas y ganancias de cada uno de estos proveedores. Como decía aquel anuncio protagonizado por Jesús Vázquez, vienes por el precio y te quedas por el servicio.

Estoy convencido, y es algo que nunca podré demostrar, que el principio de Pareto aplica con gran fidelidad a lo que se refiere al reparto de ingresos por líneas de servicios de los principales proveedores de la nube.

Si enunciásemos el teorema de Pareto adaptado a este caso concreto. Podría decir algo tal que así, el 80% de los ingresos proveedores de servicios de infraestructura cloud, provienen del 20% de sus servicios, y he aquí mi aportación, mayormente, computación y almacenamiento.

Seguro que habrá ligueras diferencias en el mix de ingresos de cada proveedor, sobre todo dependiendo de la especialización de cada proveedor, habrá algún servicio de PaaS más predominante en su cuenta de ingresos frente a otros. Pero en general no creo que esta afirmación se aleje mucho de la realidad.

Servicios fremium como ancla de los básicos

Y es aquí donde la innovación y los servicios freemium son diferenciales. Creo que, ante el grado actual de madurez y competencia de este mercado, la diferencia está en aquellos servicios o propuesta de valor diferencial que te permita como usuario gestionar o desplegar tus servicios TI de una manera mucho más fiable, sencilla y segura.

Tener una propuesta de valor diferencial y única, es en mi opinión lo que marca la diferencia cuando los factores higiénicos de acceso al servicio están cubiertos.

Así que, si piensa como yo, me gustaría escuchar tu opinión en los comentarios de esta entrada. Y si no es así, todavía con mucha más razón. Así que no te olvides, comenta y comparte en tu red.

Los comentarios están cerrados